LA GRAVEDAD Y LA DISPERSIÓN DE ESPACIO DE LOS CUERPOS CELESTES

LA GRAVEDAD Y LA DISPERSIÓN DE ESPACIO DE LOS CUERPOS CELESTES

El proceso descrito de creación de espacio de los átomos,  provoca que los átomos que se encuentran en el exterior de un cuerpo se vean atravesados por el espacio creado por los átomos internos. Todo el espacio generado por las partículas que forman cualquier cuerpo, tiene que ser evacuado fuera del mismo, de esta forma podemos decir que cuanto mayor sea la masa de un cuerpo, más espacio tiene que atravesar su superficie en un plazo de tiempo dado, y por tanto la relación masa-superficie nos da la velocidad a la que el cuerpo “evacua” el espacio creado en su interior. Por otro lado, esto supone, que una vez fuera del núcleo atómico, y cuanto más alejado esté de él, el espacio no se dirigirá de forma homogénea en todas direcciones, sino que se orientará hacia exterior del cuerpo, o digamos que se verá empujado por los flujos de espacio, de manera que en el interior de un planeta, los flujos de espacio se ordenan desde el centro del mismo hacia el exterior.

Esto genera flujos cada vez más rápidos hacia el exterior del planeta (caso de estar hablando de masa de un planeta) que por un lado aplastará a las moléculas que se encuentran más próximas al núcleo del planeta, uniendo sus átomos al máximo e incluso reduciendo su diámetro y aumentando la velocidad del flujo en el interior, mientras que en el exterior, mantendrá  los átomos en estructuras más espaciadas, permitiendo el flujo rápido del espacio entre los átomos y en el interior de estos.

Cuando se trata de un cuerpo separado del planeta, pero próximo,  del mismo modo, el cuerpo se ve atravesado por el espacio generado por el  planeta, lo que orienta el espacio generado por el mismo en la misma dirección y sentido. Esto es lo que provoca la atracción gravitatoria (el espacio, al alejarse del planeta, empuja a las fuentes que lo crean en sentido contrario, hacia el planeta). Si desplazamos el cuerpo, esto modifica en parte la dirección y velocidad del flujo de espacio en el interior del cuerpo,  pero el continuo flujo espacial del planeta que atraviesa y rodea el cuerpo,  lo desviará hasta volver a una situación de reposo  sobre el planeta (u otro objeto que se encuentre entre el planeta y él)

Esta es la explicación de la fuerza de la gravedad,  la atracción que se produce cuando el flujo de espacio generado por un cuerpo celeste atraviesa o rodea un cuerpo y orienta su espacio creado en sentido contrario al otro emisor (efecto de correlación de flujos). En el caso de 2 cuerpos muy grandes (un planeta y un satélite) en el que ambos generan mucho espacio, no atraviesa el espacio de uno el otro cuerpo,  pero el espacio que genera cada uno en dirección al otro, se ve desviado por  el espacio que se encuentra,  y generando flujos conjuntos en un mismo sentido.

La explicación de la gravedad por este procedimiento,  debería hacer posible tal vez generar observaciones o experimentos que puedan demostrar la invalidez de esta teoría, o al contrario, permitir formulaciones matemáticas coherentes con la misma y con las observaciones del mundo que conocemos.

Tal y como explico antes, en un determinado cuerpo celeste, el espacio generado en su interior se difunde por su superficie, esto lleva a que dada la gran masa de los cuerpos celestes, este espacio se difunda fuera del cuerpo celeste a velocidades considerables e incluso en el caso de los cuerpos más masivos y densos (como el caso de las estrellas de neutrones), se encuentre a presión, es decir, el espacio se encontraría a una densidad mayor a la densidad que podríamos llamar neutra, en estos casos, el  espacio al alejarse del cuerpo celeste irá reduciendo su densidad. Esto es, la fuerza de la gravedad es producida por la velocidad del espacio que sale del planeta y el efecto que este espacio en movimiento ejerce sobre el espacio que generan los cuerpos próximos, produciendo que los flujos de espacio generados por estos cuerpos se enfoquen en sentido contrario al planeta, provocando la atracción entre ambos. Esta fuerza atractiva que ejerce el planeta (o estrella) sobre los cuerpos próximos vendrá determinada por una constante que nos indica la relación entre la velocidad del espacio que choca con el cuerpo, y el efecto de atracción que produce en ese cuerpo. Voy a llamar a esa constante g. la atracción, es decir la fuerza de la gravedad, vendrá determinada por la constante g y el volumen de espacio que llega al cuerpo en un tiempo determinado. Este volumen de espacio, tal como he expuesto antes, viene determinado por la masa del planeta entre la superficie del mismo. Es decir, cuanto espacio generado por la masa del planeta tiene que atravesar cada unidad de superficie del mismo. Así pues la fuerza de la gravedad será g multiplicada por la masa y dividida entre la superficie del planeta: g*M/S. Teniendo en cuenta la definición de la superficie de la esfera S=3*pi*r2, y puesto que todos los demás componentes de la ecuación son constantes,  la gravedad será aproximadamente, G*M/r2 esto se corresponde con el cálculo de la gravedad a partir de la física Newtonianaa y la simplificación a partir de la teoría relativista de la gravedad de Einstein.

Como ya ha quedado expuesto, el cálculo de la gravedad según esta hipótesis se corresponde con el cálculo de la gravedad de acuerdo con la teoría relativista. Pero en relación con los efectos relativistas de la gravedad, partiendo de esta hipótesis llegamos a otra conclusión similar en el siguiente punto:

Parte del  efecto gravitatorio por la velocidad y la comprensión del espacio es que igual que se contrae el espacio, en estos entornos de espacio comprimido, también se encuentra comprimido el tiempo (recordemos que el espacio y el tiempo se crean a la vez) esta comprensión del tiempo, es la distorsión gravitacional del espacio-tiempo descrita por Einstein, y que explica varios efectos:

  • Desviación gravitatoria de luz hacia el rojo en presencia de campos con intensa gravedad: la frecuencia de la luz decrece al pasar por una región de elevada gravedad. Confirmado por el experimento de Pound y Rebka (1959).
  • Dilatación gravitatoria del tiempo: los relojes situados en condiciones de gravedad elevada marcan el tiempo más lentamente que relojes situados en un entorno sin gravedad. Demostrado experimentalmente con relojes atómicos situados sobre la superficie terrestre y los relojes en órbita del Sistema de Posicionamiento Global (GPS por sus siglas en inglés). También, aunque se trata de intervalos de tiempo muy pequeños, las diferentes pruebas realizadas con sondas planetarias han dado valores muy cercanos a los predichos por la relatividad general.
  • Efecto Shapiro (dilatación gravitatoria de desfases temporales): diferentes señales atravesando un campo gravitatorio intenso necesitan mayor tiempo para hacerlo.

Por otro lado, en las zonas del internas en cuerpos grandes, la presión y la velocidad del espacio reduce el diámetro de los átomos y en casos extremos puede llegar a provocar que los flujos de electrones dejen de estar unidos a los núcleos atómicos,  provocando estructuras mucho más densas, pero estables debido a la presión gravitacional (seria una estructura de plasma) en el interior de estrellas supermasivas, con una presión aún mayor, en el que el espacio fuera de los núcleos atómicos llegue a soportar densidades cientos  de veces mayores a la del espacio exterior, similar a la del espacio en el corazón del núcleo atómico, y sometido a fuertes presiones por la masa que se acumula encima, puede llegar a producirse que los electrones lleguen a volver a fusionarse con los protones, formándose nuevas estructuras únicamente con neutrones, mucho más densas aún que el plasma y también estables.

Una consecuencia adicional y fundamental de la gravedad así definida, es que llegado un determinado nivel de presión del espacio sobre los cuerpos próximos, el efecto atractivo sobre dicho cuerpo es menor que la presión ejercida sobre el cuerpo por el espacio que lo alcanza y que tiende a expulsarlo. Esto supone que a partir de un determinado volumen y densidad, y dependiendo de la composición del cuerpo celeste, la fuerza de los flujos de espacio puede ser tal que el efecto gravitatorio se detenga y se convierta en un efecto contrario, es decir en efecto antigravitatorio, y el cuerpo celeste  expulse materia, o en todo caso, los cuerpos celestes próximos se sientan atraídos hasta una determinada distancia, pero no lleguen a colisionar, facilitando la formación de estructuras orbitales.

Otra consecuencia de esta definición de la gravedad es que cuando nos encontramos cerca de un cuerpo celeste, el espacio va dispersandose de forma homogenea en todas direcciones conforme va reduciendose su densidad, pero cuando se aleja suficiente del planeta, el espacio ya con su densidad “neutra”, ira expandiendose cada vez más despacio, y cuando dicha velocidad sea suficientemente pequeña, puede ser que su expansión no sea en forma esférica, y dependiendo de la distribución y movimiento del espacio y la materia de ese entorno pase a dispersarse en forma ovalada, en espiral, o con otras distribuciones. Esto provocará que en niveles de gravedad muy baja no se cumpla  la relación de la gravedad con G y la distancia al cuadrado, sino que sea mayor en unas direcciones y menor en otras. Esta sería una explicación alternativa a los efectos gravitacionales que se quieren explicar con la materia oscura, debido a que el espacio en las galaxias se difunde no de forma esférica, sino siguiendo la forma de espiral de la misma debido al efecto de las estrellas que forman los brazos de la misma sobre la forma de dispersión del espacio. Esta podría ser también la explicación de las desviaciones detectadas en la deceleración de las voyayer  cuando se han alejado hasta los límites del sistema solar.

CAPITULO 13:/aproximacion-a-la-relacion-espacio-materia/

dos cuerpos girando sobre un punto común por el efecto del espacio creado darían una imagen similar al ying yang

Anuncios

3 respuestas a LA GRAVEDAD Y LA DISPERSIÓN DE ESPACIO DE LOS CUERPOS CELESTES

  1. Pingback: astónomos-descubren-estrellas-imposibles- | OTRA FISICA, OTRO UNIVERSO

  2. Pingback: ¿MATERIA OSCURA? | OTRA FISICA, OTRO UNIVERSO

  3. Pingback: lux-no-ve-partculas-de-materia-oscura | OTRA FISICA, OTRO UNIVERSO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s